TOMATE

Es una de las hortalizas más consumida en el mundo y tiñe de rojo multitud de platos de nuestra gastronomía. Sabroso e indispensable en la cocina, el tomate encierra en su interior un dechado de virtudes para la salud. Descúbrelas.

Crudo, frito, cocido, en salsa, en zumo o en un gazpacho, el tomate es un alimento nutritivo y refrescante que, por su sabor y bajo precio, forma parte de la dieta de la mayoría de los españoles, sobre todo en esta época estival. Sin embargo, el beneficio de esta sencilla hortaliza en la salud puede ser muy superior a cualquier fármaco, producto de costosas y complejas investigaciones, que el hombre haya inventado. Y es que, hasta la fecha, ningún medicamento ha conseguido tener tantas propiedades terapéuticas como ha revelado poseer el tomate, puesto que por sí solo previene el cáncer y el infarto, además de combatir muchas otras enfermedades.

Si un científico proclamara que el producto que ha creado puede prevenir hasta nueve tipos de cáncer, reducir el colesterol, combatir infecciones, fortalecer el sistema inmune, eliminar el ácido úrico, aplacar el dolor artrítico y reducir el riesgo de infarto, cualquiera podría acusarle de mentir y de aprovecharse de las esperanzas de los demás. Si en vez de un científico se tratara de un agricultor probablemente habría que darle la razón, ya que estaría hablando del tomate.

El tomate es un conocido remineralizante y desintoxicante.

Además de las toxinas que expulsa debido a su efecto diurético, también se encarga de eliminar el ácido úrico y de reducir el colesterol. No es extraño, por tanto, que un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, encontrara que las personas que consumían este alimento con regularidad tenían la mitad de riesgo de sufrir un infarto que aquellos no lo hacían. El estudio comparó a 1.300 americanos y europeos que habían sufrido un infarto con el mismo número de sujetos que nunca lo habían padecido.

La conclusión era clara: la diferencia se encontraba en el consumo de tomate.

La sustancia que, según todos los estudios, es responsable de este resultado es el licopeno, un pigmento que le proporciona su característico color rojo. El licopeno también se encuentra en las sandías, las zanahorias, los albaricoques y los pomelos. La diferencia es que el tomate es el que mayor proporción tiene de este pigmento, hasta el punto de que proporciona el 90 por ciento del necesario para el organismo.

Hay diferentes tipos de tomate

Redondo, pera, cereza o ‘cherry’, en rama y de Montserrat, entre otros, pero, a grandes rasgos, todas estas variedades comparten las mismas propiedades nutritivas: son una fuente de potasio, fósforo y magnesio –necesarios para la actividad normal de nervios y músculos–, nos aportan importantes cantidades de vitaminas B1, B2, B5, E y, sobre todo, C y A –en concreto, betacaroteno o pro-vitamina A–. El tomate apenas contiene grasas. Esta característica, unida a su poder diurético, lo convierte en un aliado de excepción en las dietas de adelgazamiento y de control de peso.

Es, además, un alimento muy rico en licopeno, un pigmento vegetal de la familia de los carotenoides que otorga al tomate su característico color rojo. El licopeno posee propiedades antioxidantes y numerosos estudios han demostrado que su consumo habitual contribuye a reducir algunos tipos de cáncer –como el de próstata, pulmón y tracto digestivo– y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. También se han contrastado sus efectos positivos en la prevención de la arteriosclerosis y del síndrome de degeneración macular, principal causa de ceguera en las personas mayores de 65 años.

Remedios naturales con el tomate

Remedio con tomate para la garganta Su zumo de tomate, en combinación con la cebolla cruda, se puede utilizar para hacer gargarismos y enjuagues bucales.

Remedio con tomate contra picadas de insectos Las hojas, finamente troceadas y machacadas hasta convertirse en polvo, son un óptimo insecticida, especialmente para las hormigas, que no lo soportan.

Remedio con tomate antirreumático Se emplea en homeopatía en forma de tintura para tratar las enfermedades reumáticas, pero también da buen resultado de una forma más casera: ingiriendo todos los días un vaso de zumo por la mañana y otro por la noche.

Remedio con tomate para las pieles resecas  Aplicar una mascarilla de puré de tomate al que se habrá añadido una cucharadita de aceite de oliva.

Remedio con tomate para una buena digestión Los ácidos del tomate están combinados con sustancias alcalinas, por lo que su fama de indigesto es inmerecida. Además, su caldo es laxante y estimulante del sistema nervioso

 

Jugos curativos con el tomate

Jugo antioxidante con tomate

Los tomates contienen antioxidantes que protegen el organismo gracias a la reducción del efecto nocivo de los radicales libres

Ingredientes

4 tomates

1 limón

1 manojo de rabanitos picantes

zanahorias

1 pimienta

 

Poner todo en elFILTRO MAGICO con unpoco de agua

 

Jugo digestivo con tomate 

Ingredientes

6 tomates

6 hojas de albahaca fresca

8 romitas de perejil

 

Poner todo en elFILTRO MAGICO con unpoco de agua

 

 

Jugo con tomate para prevenir el cáncer

El licopeno (antioxidante) contenido en el tomate ayuda a prevenir el cáncer, Al combinarse con ei apio, elimina las toxinas del organismo..

 

Ingredientes para 2 personas

2 tomates

1/2 tallo de apio

1 taza de agua

1 limón

 

Preparación

Poner todo en elFILTRO MAGICO con unpoco de agua

 

Curiosidades

Su coloración se debe a unos pigmentos, el caroteno y el licope-no, cuyas propiedades antioxidantes y, por tanto, rejuvenecedoras, están siendo estudiadas. Su acción depurativa contribuye, además, a mantener la piel tersa y libre de impurezas.