MORAS

Las moras son frutas con bajo valor calórico por su escaso aporte de carbohidratos. Sin embargo son muy ricas en vitamina C, aportan fibra, potasio, hierro y calcio (estos dos últimos de menor calidad que los de origen animal), taninos (sustancias con acción astringente) y diversos ácidos orgánicos. Se caracterizan por su contenido de pigmentos naturales, tales como los antocianos y provitamina A, los cuáles se transforman en esta última conforme el cuerpo la necesita). Estos son sustancias con acción antioxidante, es decir, que previenen el desarrollo de ciertas enfermedades y tipos de cáncer. Los antocianos le dan el color a la mora, y junto con el ácido oxálico y el ácido málico son responsables de su sabor Adicionalmente poseen fibra, incluyendo el tipo conocido por el nombre de pectina. ¿Cómo comprarlas y conservarlas? Existen diferentes variedades de mora, la vino es la variedad más firme, la negritaes la variedad más dulce y la castilla es la variedad más grande, con mejor sabor y con mayor contenido de agua (se deteriora más rápido) Cuando vaya a comprar moras tome en cuenta que los meses de mayor oferta van de mayo a julio y los precios más altos se registran de agosto a octubre. El color característico de esta fruta varía en tonalidades de rojo oscuro a morado A la hora de comprar moras, busque aquellas que estén enteras, firmes y sanas. Además, revise que no presenten magulladuras y si las compra empacadas procure que no presenten exceso de líquido. Cuando regrese a su casa, almacénelas en refrigeración. Las moras y su salud Por tener acción antioxidante se recomiendan mucho para prevenir o tratar enfermedades cardiovasculares degenerativas e incluso ciertos tipos de cáncer. Los antocianos tienen además efecto antiinflamatorio y acción antimicrobiana Son particularmente recomendables para mejorar el sistema inmune o de defensas y para prevenir o ayudar en el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro, ya que su alto contenido de vitamina C ayuda a la absorción del hierro tanto de la misma fruta, como de otros alimentos fuente del mismo. La fibra que aportan ayudan a prevenir y a tratar el estreñimiento. Además, mejoran el tránsito intestinal y por su contenido de pectina pueden ayudar en casos de diarrea Si la fruta está verde, es más rica en taninos, es decir, sustancias astringentes y refrescantes, ayudando de igual forma que la pectina, al tratamiento de la diarrea.