Los jugos curativos y sus remedios naturales para combatir la falta de apetito

La inapetencia o falta de apetito puede ser producida por diversos motivos, entre ellos enfermedades como la anemia, la depresión, la anorexia, la fatiga crónica, etc.

Sin embargo, los malos hábitos de alimentación también pueden contribuir a ello.

Para abrir el apetito, existen muchas frutas que consumidas a diario en crudo o en jugos pueden ayudar a superar esta situación.

 

Jugo curativo para combatir la falta de apetito #1 

El jugo de tomate, por su alto contenido de sales minerales, ayuda a despertar el apetito. Por otra parte, estas sales estimulan la producción de saliva y, además, facilitan la digestión de los alimentos.

Ingredientes

4 tomates maduros de tamaño mediano

1 pizca de pimienta de Cayena

1 chorrito de limón

 

Lavar los tomates cuidadosamente y cortar en 4 partes. Colocar en la Filtro Mágico y preparar el jugo. Si lo considera necesario, añadir 1 taza de agua.  Por último, agregar la pimienta de Cayena y el limón.

 

Observación: Quienes padecen artritis reumatoide no deben consumir jugo de tomate, ya que en el 20% de los casos, este jugo empeora el estado del enfermo y aumenta el dolor y la hinchazón.

 

 

 

Jugo curativo para combatir la falta de apetito #2

Ingredientes

1 albaricoque

1 vaso de agua

 

Lavar y partir el albaricoque.   Colocar en la Filtro Mágico y verter el agua.  Licuar por unos instantes.  Tomar un vaso de este jugo una hora antes del desayuno hasta que el apetito se regularice.

 

 

 

Otros remedios naturales

 

Infusión de jengibre

Esta infusión, además, de promover el apetito, elimina los gases, la hinchazón y los retortijones del estómago. Por ello es muy recomendable en los casos de dolor de estómago, náusea y los mareos.

 

Ingredientes

2 cucharadas de jengibre rallado

1 cucharadita de miel

1 pizca de jugo de limón

 

Hervir una taza de agua y cuando llegue al punto de ebullición, retirar del fuego y verter el jengibre. Dejar a remojo durante 10 minutos y colar. Añadir miel y el limón. Tomar dos tazas de esta infusión a diario.

 

Igualmente, se puede rallar y espolvorear por encima de las comidas el jengibre para estimular el apetito.

 

 

 

Recomendaciones

Consumir a diario leche desnatada, leche de soya o leche de almendra con el fin de obtener las proteínas y las calorías que se requieren.  Se puede mezclar con otros alimentos como sopas y cereales.

No tomar líquidos antes ni durante las comidas.

Tomar vitaminas B en suplemento, ya que, según investigaciones, éstas aumentan el apetito.

Consumir con frecuencia pequeñas cantidades de alimentos en lugar de dos o tres comidas grandes al día, ya que el observar una gran cantidad de comida puede hacer que se pierda el apetito. Además, las comidas pequeñas, se toleran mejor y la cantidad de comida se puede incrementar gradualmente.

Hacer ejercicio moderados como caminar o nadar, ya que puede aumentar el apetito y favorece la asimilación de los nutrientes.

Dejar de fumar, ya que disminuye el apetito.

Procurar que los alimentos tengan una buena presentación y luzcan llamativospara estimular el apetito.