El eccema y los jugos curativos para aliviarlo

Afección de la piel inflamatoria, no contagiosa y de origen desconocido que produce picazón, escamas, resequedad y a menudo enrojecimiento.

En ocasiones, se forman, también, ampollitas que, al reventarse, deja la superficie de la piel húmeda e irritada.

El eccema normalmente se presenta en el rostro y el cuello.  Aunque también puede aparecer en los pliegues de la piel donde las extremidades se doblan, como en codos y rodillas.  El rascarse puede empeorar el eccema y hacer que se esparza.

Existen alrededor de diez tipos de eccema, pero la dermatitis atípica -inflamación de la epidermis por alergia- se cuenta entre una de las más comunes (las personas afectadas se cuentan por millones, entre niños y adultos).

Las personas más propensas a sufrir de dermatitis son:

  • Los alérgicos o con un historial familiar de alergia a alimentos, polen, ácaros del polvo y caspa de animales
  • Aquéllas con alteraciones en su sistema inmunológico
  • Personas que sufren de ansiedad y de estrés
  • Personas de piel reseca

 

Alimentos curativos para el eccema

El consumo de algunos alimentos puede ayudar a las personas con eccema haciendo que la piel esté menos reseca, irritada e inflamada.  Entre esos alimentos están:

Espinaca, mangos, zanahorias los cuales son ricos en betacaroteno, (precursor de la vitamina A} que puede proteger la piel del estrés de los radicales libres

Aguacate, semillas de girasol y germen de trigo contienen vitamina E y ácidos grasos esenciales que ayudan a promover la curación de la piel y evitan su inflamación.

Naranjas, mandarinas y otras frutas cítricas contienen vitamina C que puede reducir la liberación de histamina, compuesto inflamatorio liberado por el cuerpo en respuesta a los alérgenos. Estas frutas ayudan especialmente a las personas con eccema del tipo dermatitis atípica.

 

Jugo curativo contra el eccema #1

Ingredientes

2 tazas de agua

1 col pequeña y cruda

1 zanahoria mediana, el jugo

1 trozo de betabel

1 pimiento rojo pequeño

 

Preparación

Lavar la col, zanahoria, betabel y el pimiento rojo.  Licuar todos los ingredientes en tuFiltro Mágico y tomar un vaso de este jugo a diario.

 

 

Jugo curativo contra el eccema #2

Ingredientes

6 zanahorias

2 tomates

1 tallo de apio

 

Preparación

Cortar los tomates y las zanahorias en trozos y procesar todo en el Filtro Mágico. Tomar un vaso al día preferiblemente durante la mañana.

 

 

Jugo curativo contra el eccema #3

Este jugo ofrece una deliciosa combinación de luteína, zeaxantina, carotenos y reservatrol que ayudan a mantener la piel suave y humectada evitando así la sequedad propia del eccema.

Ingredientes

1 puñado de espinaca

3 tallos de apio

2 tallos de espárragos

1 tomate grande

5 uvas

 

Preparación

Agrupar la espinaca y procesarla con el apio y separarla. Hacer el jugo de espárrago con el tomate usando el Filtro Mágico y combinar ambas mezclando; revolver e incorporar las uvas al final.

 

 

Jugo curativo contra el eccema #4

Ingredientes

1 zanahoria grande

1 mandarina

1 manzana

1/2 betabel

50 gr de perejil

1 cucharada de germen de trigo

3 almendras

 

Preparación

Mezclar todo en el Filtro Mágico y consumir un vaso diario por la mañana

 

 

Jugo curativo contra el eccema #5

Ingredientes

1 naranja

1 cucharada de té verde

30 gr de zarzamoras

1 cucharada de avena

 

Preparación

Lavar, partir en dos y extraer el jugo de la naranja.  Mezclar, en la Filtro Mágico todos los ingredientes y tomar un vaso durante dos semanas seguidas, cuatro veces al año.

 

 

 

Recomendaciones

Humectar la piel, mínimamente, una o dos veces al día en especial al salir del baño o de la ducha para que no se reseque.

Aprender técnicas de relajación si la tensión ocasiona eccema.

Usar ropa de algodón o de fibras naturales, suaves, y evitar la lana y los materiales pesados y rasposos que empeorarían el malestar en la piel.

Evitar la exposición a jabones desodorantes o productos fuertes para la limpieza del hogar.

Bañarse con agua tibia, ya que reseca menos que la caliente  y sólo permanecer dentro del agua entre 10 y 20 minutos.

Evitar cremas con fragancias, con colorantes o con aditivos, porque podrían irritar la piel.

Lavar bien la ropa para que no pique. Es necesario usar un detergente suave para lavar la ropa  y después de lavarla enjuagarla dos veces para sacar todo rastro del detergente. Evitar los nuevos jabones de líquidos azules, porque dejan residuos en la ropa que producen picor y también  los suavizantes de tela, pues las fragancias que contienen llegan a provocar comezón en la piel.

Proteger las manos.  Es importante ponerse los guantes siempre que se lave los platos o limpie la casa, ya que el jabón y el agua, los productos de limpieza o, incluso, el polvo pueden irritar la piel. Sin embargo, no se recomienda el uso de los guantes de hule, ya que al calentarse, provocan el sudor de las manos.  Es mejor  usar, también, guantes de algodón, debido a que sirven de forro, abajo de los de hule, con la finalidad de que éstos absorban el sudor.

Ir al doctor si:

  • La comezón es tan intensa que impide dormir.
  • El eccema se abre y supura lo que puede indicar una infección.