DURAZNOS

El durazno o melocotón, como todas las frutas, es un alimento muy saludable que aporta muchas vitaminas y minerales. Es una de las frutas que más se consume alrededor del mundo, tiene un sabor agradable y es consumido de muchas maneras. Las propiedades del durazno pueden ser aprovechadas para obtener un beneficio para la salud.

Actúa como un poderoso antioxidante gracias a su contenido de vitaminas A, C y E lo cual es bueno para evitar el envejecimiento prematuro y la degeneración de los tejidos. Además protege y mejora la salud visual, ayuda a reforzar las defensas del sistema inmune y disminuye el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Gracias a los efectos antioxidantes que contrarrestan la acción perjudicial de los llamados “radicales libres”  también es bueno para evitar enfermedades degenerativas como el cáncer, Alzheimer y cataratas, entre otras.

Gracias a los minerales que nos aporta el durazno obtenemos otras ventajas para la salud. El potasio es bueno para regular la tensión arterial. El fósforo es fundamental para el sistema nervioso y el cerebro. También tenemos al magnesio que contribuye a evitar los estados de cansancio, ansiedad y estrés.

Otras propiedades del durazno se relacionan con la digestión. Es una fruta muy fácil de digerir y aumenta la producción de bilis, esto significa una mejora en los procesos digestivos y en la digestión de grasas.

Es un excelente aliado para problemas en las vías urinarias. Además de ser diurético y laxante leve, sirve para disolver los cálculos renales naturalmente. Para esto se aconseja tomar el zumo del durazno mezclado con un poco de miel, es bueno para las piedras en los riñones o en la vesícula.

Es un beneficio para la actividad intestinal, tiene un leve efecto laxante y gracias a su elevado contenido de fibra puede ser de gran ayuda para el estreñimiento.