Jugos curativos para la ceguera nocturna

La mayoría de las personas al entrar en un teatro o a un cine que está oscuro después de haber estado en la luz brillante de la calle repentinamente no podrá reconocer a la persona que lo acompaña.

Esta situación es normal y se requiere de, por lo menos, cinco minutos para que la retina se ajuste a la diferencia de luz.

Sin embargo, para ciertas personas la ceguera nocturna es más que momentánea; puede no adaptarse del todo a la oscuridad.

Existen diferentes razones para ello.  Resulta adecuado, en estos casos, acudir a un doctor para determinar la causa de la ceguera nocturna.  Si el médico ha descartado un trastorno ocular y éste se debe a factores alimenticios, existen algunos jugos curativos y consejos prácticos que aliviarán esa situación.

 

Jugo curativo para la ceguera nocturna #1

Ingredientes

1/4 de vaso de jugo de berros

1/2 vaso de jugo de zanahoria

1/4 de vaso de jugo de apio

Extraer rápidamente cada jugo con ayuda de un Filtro Mágico, luego mezclar perfectamente con los ingredientes restantes con ayuda de la Filtro Mágico.

Tomar de inmediato una vez al día, o bien se reparte en dos tomas al día y beber durante 20 días.

 

Jugo curativo para la ceguera nocturna #2

Ingredientes

mangos

2 vasitos de yogurt natural

Licuar todos los ingredientes a velocidad alta hasta que estén integrados. Tomar deinmediato.

Escoger los mangos con cáscaras amarillas y tonos rojos para queeste jugo tenga mejor sabor. Además, este jugo aporta vitaminas A (importante para combatir la ceguera nocturna por razones alimenticias) y C, mientras la leche aporta calcio y vitamina D.

 

Recomendaciones

No usar anteojos oscuros al caer la tarde porque se reducirá todavía más la luz que llega hasta los ojos. En todo caso, lo más conveniente es usar anteojos con mayor graduación durante la noche.

Asegurarse que los faros del coche estén limpios, ya que si están sucios verdaderamente reducen la visibilidad y sólo empeoran los problemas.

Reducir la velocidad, en la noche, en caso de manejar. De esa manera se dará más tiempo para actuar en caso de riesgos inesperados. Es necesario recordar que, en la actualidad, muchos caminos ya no pertenecen solamente a los coches, sino también a los ciclistas, los peatones y los corredores y aunque usen ropa blanca, a veces, no basta para volverlos visibles. Por esa razón, es importante disminuir la velocidad.

Ser precavido cuando hay lluvia y neblina. Estas dos condiciones climatológicas pueden hacer especialmente peligroso el manejo nocturno. Por ello, se recomienda usar la luz baja de los faros cuando hay niebla para lograr la mejor visibilidad.  Sin embargo, si la niebla o las circunstancias ambientales llegan a ser peligrosas, es mejor estacionar el coche en algún lugar fuera de la carretera.

Planear con anticipación. El planeamiento cuidadoso de los caminos a tomar puede facilitar el manejo nocturno. Siempre que sea posible, es mejor escoger los caminos de doble vía o los poco transitados.